Señales de un mal equilibrio entre la vida laboral y personal y cómo solucionarlo

27.07.2022

Señales de un mal equilibrio entre la vida laboral y personal y cómo solucionarlo

Encontrar el equilibrio perfecto entre la vida laboral y la personal puede ser complicado. A veces parece que el trabajo tiene prioridad sobre nuestra vida personal, sobre todo cuando parece que hay muchas cosas que hacer con plazos urgentes que cumplir. Pero trabajar demasiado puede llevar al estrés y al agotamiento, así como a descuidar tus relaciones personales y tus aficiones.

Por lo tanto, es vital controlar el bienestar en el lugar de trabajo. De este modo, podrás cuidar de ti mismo y de las relaciones con tus seres queridos, lo que te ayudará a sentirte menos estresado y a mantener una buena salud física y mental.

A continuación, te presentamos algunas de las señales que podrían indicar que estás sobrecargado de trabajo y nuestros consejos para ayudarte a mejorar el equilibrio de tu vida laboral. 

Te sientes cansado todo el tiempo

Si te sientes constantemente fatigado, podría ser una señal de que estás trabajando demasiado. Puede ser que el hecho de tener demasiadas cosas que compaginar durante el día te haga sentirte mental y físicamente agotado. Un equilibrio poco saludable entre la vida laboral y la personal también puede hacer que duermas mal; puede que te cueste conciliar el sueño o mantenerlo. Puede que te resulte difícil desconectar y acabes pensando en el trabajo y en todo lo que tienes que hacer, en lugar de dormir.

 

 

La mayoría de los adultos necesitan dormir al menos siete horas por noche para sentirse descansados y poder funcionar correctamente al día siguiente. Encontrar una rutina relajante a la hora de dormir puede ayudarte a conciliar el sueño más rápidamente y a tener un sueño más reparador. Debes encontrar lo que te funcione: puede ser que reducir el tiempo de pantalla antes de acostarte te ayude a sentirte más relajado, o meditar, o leer un libro. Si te encuentras pensando en lo que tienes que hacer al día siguiente, puede ser útil tomarte un tiempo para escribir todo, para ayudar a despejar tu mente.

También puedes intentar hacer ejercicio durante el día, lo que te ayudará a dormir mejor y a sentirte menos fatigado. Debes evitar hacer ejercicio demasiado cerca de la hora de acostarte: debes dejar pasar al menos 3 horas, de lo contrario podrías encontrarte con dificultades para conciliar el sueño. También puedes intentar eliminar la cafeína a última hora del día, ya que también puede impedir que te duermas.

Trabajas horas extras con frecuencia

Trabajar demasiado y durante demasiadas horas es un signo de un equilibrio poco saludable de la vida laboral. Puede ser que sientas que necesitas trabajar más horas para poder realizar todas tus tareas, o que sientas la presión de la dirección para que aceptes más trabajo. Trabajar desde casa también puede aumentar el riesgo de trabajar más horas. Cuando la separación entre el trabajo y la vida personal se difumina, puedes acabar revisando los correos electrónicos y trabajando en proyectos mucho después de la hora oficial de acabar.

Debes intentar asegurarte de que sólo trabajas las horas que te han asignado, para tener la oportunidad de descansar del trabajo y dedicarte tiempo a ti mismo. Si te cuesta encajar tu trabajo en la jornada laboral habitual, es posible que tengas que gestionar mejor tus tareas. Tómate un tiempo cada mañana para mirar tu lista de tareas y priorizar lo que hay que hacer y cuándo. Tener un recordatorio visual de tu lista de tareas, como una pizarra blanca o un tablero de notas de escritorio, puede ayudarte a mantenerte organizado.

 

 

Si tienes demasiado trabajo, incluso después de haber tomado medidas para gestionar tu tiempo, puede que tengas que hablar con tu jefe sobre tu carga de trabajo. Tu empleador tiene la obligación de velar por tu salud y seguridad en el trabajo, lo que incluye el bienestar mental. Es posible que puedan redistribuir las tareas a otros miembros del equipo, o que tengan que estudiar la posibilidad de contratar a otro miembro del equipo si todos tienen problemas con la carga de trabajo.

A menudo te sientes irritable

Si ves que pierdes la paciencia con frecuencia con tus compañeros de trabajo y también con tus amigos y familiares, podría ser un signo de estrés por trabajar demasiado. Si a menudo te sientes irritable o enfadado incluso por asuntos menores, puede significar que necesitas tomarte un descanso en el trabajo antes de que la presión sea excesiva.

Si pierdes constantemente la paciencia, debes asegurarte de que te tomas el tiempo suficiente para ti. Asegúrate de programar aunque sea un poco de tiempo al día para poder hacer algo que te guste, para no estar siempre haciendo algo para los demás. Puede ser que quieras hacer ejercicio, mimarte un poco o dedicarte a un hobby que has dejado de lado. Sea lo que sea, encuentra una actividad que te haga feliz y dedícale tiempo.

Tu espacio de trabajo y personal son un desastre

Si te sientes sobrecargado de trabajo, esto puede trasladarse a tu espacio físico de trabajo, así como a tu espacio personal. Puede que sientas que no tienes tiempo para ordenar y, si te cuesta gestionar tus tareas, puedes acabar con el papeleo de diferentes proyectos desparramado por tu mesa. Un espacio de trabajo desordenado hará que te concentres menos y seas menos productivo, lo que podría llevarte a sentirte más estresado y, en última instancia, a quemarte.

Debes asegurarte de que tienes el material adecuado para organizar correctamente tu escritorio. Las bandejas de sobremesa pueden ayudarte a organizar tu papeleo en secciones; una para lo que necesitas tratar con urgencia, otra con lo que aún están por tratar y otra de lo que está en curso. También debes asegurarte de que cuentas con el material adecuado para archivar y de que los documentos se archivan lo antes posible para que no se queden en tu mesa causando desorden.

 

 

También debes asegurarte de dedicar algo de tiempo a mantener tus espacios personales ordenados. Esto te ayudará a sentirte más relajado cuando no estés trabajando. Incluso dedicar 5 minutos a recoger la ropa del suelo o a ordenar el desorden puede ayudar a que tu mente esté más tranquila. Puedes utilizar cajas de almacenaje para ayudarte a organizar tus pertenencias y mantener tu casa tranquila y despejada.

Nunca te tomas tiempo libre

Si el equilibrio entre la vida laboral y la personal no es saludable, es probable que nunca te tomes tiempo libre. Esto significa que tu mente nunca tiene un descanso adecuado del trabajo, lo que puede hacer que te sientas demasiado estresado e incluso puede conducir al agotamiento.

Debes asegurarte de que utilizas todas tus vacaciones a lo largo del año y de que aprovechas el tiempo para desconectar completamente del trabajo, sin revisar los correos electrónicos ni atender las llamadas telefónicas. También debes asegurarte de tomar los días de baja por enfermedad cuando sea necesario, para dar a tu cuerpo la oportunidad de sanar y recuperarse adecuadamente.

Es posible que seas reacio a tomarte un tiempo libre por la posibilidad de volver a una lista de tareas aún más larga. Para evitarlo, habla con tu jefe y con los miembros de tu equipo para asegurarte de que tu trabajo está cubierto durante tu ausencia.

Estás descuidando tus relaciones personales

Si trabajas demasiado, tendrás menos tiempo para dedicar a las relaciones con tus amigos y tu familia. También puede ocurrir que, incluso cuando pasas tiempo con ellos, estés demasiado agotado mentalmente para interactuar con ellos de forma adecuada, o que te des cuenta de que miras con frecuencia el teléfono para ver los correos electrónicos del trabajo.

Para asegurarte de que estás poniendo la cantidad adecuada de esfuerzo en tus relaciones personales y mantener un buen equilibrio de la vida familiar, debes pasar tiempo de calidad con tus seres queridos. Intenta cenar en familia todas las noches y apaga el teléfono para poder concentrarte plenamente en lo que se dice. También debes ver a tus amigos, ya sea haciendo tiempo para verlos en persona o llamándolos para ponerte al día. Hablar con tus seres queridos es una buena manera de sentirte menos estresado y también de volver a priorizar lo que es importante para ti y así poder mejorar el equilibrio de tu vida personal.

Te cuesta concentrarte en el trabajo

Trabajar demasiado puede tener un efecto negativo en tu productividad. Cuando tengas tantas cosas en marcha, te resultará difícil concentrarte en la tarea que tienes entre manos. Puede que te des cuenta de que siempre estás pensando en la siguiente cosa que hay que hacer o preocupándote por algo que no quieres olvidar. Esto te hará menos productivo, ya que no podrás completar tu proyecto actual de la mejor manera posible.

 

 

Gestionar y priorizar tus tareas te ayudará a mantenerte centrado en una cosa a la vez. También debes asegurarte de que haces muchos descansos a lo largo del día. Incluso alejarse 5 minutos de la mesa de trabajo puede ayudarte a reenfocar tu mente. Esto te ayudará a trabajar de forma más eficiente. Cuando te tomes un descanso debes intentar alejarte completamente del trabajo para tener la oportunidad de resetearte adecuadamente. Puedes aprovechar esta oportunidad para hacer algo de ejercicio, ya sea un paseo alrededor de la manzana o incluso una sesión de yoga durante la pausa del almuerzo.

 

Leitz cuenta con una gama de equipos de oficina y herramientas de oficina en casa  para crear un entorno de trabajo eficiente y relajado.

Lee más sobre cómo mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal y cómo cuidar de tu bienestar en el trabajo:

Cómo recuperarse del burnout en el trabajo

Cómo combatir la fatiga de trabajar desde casa

Cómo reconocer si tus empleados sufren de burnout

Productos destacados

Bloc de notas de sobremesa de cristal Leitz Cosy
Ver el producto
Bandeja de sobremesa Leitz Cosy con organizador
Ver el producto
Purificador de aire Leitz TruSens ™ Z-3000 con monitor de calidad del aire SensorPod ™, sala grande
Ver el producto