¿Por qué sufro de dolor de espalda trabajando desde casa?

17.06.2021

¿Por qué sufro de dolor de espalda trabajando desde casa?

Trabajar desde casa tiene sus ventajas. Mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, cero desplazamientos y uso de ropa cómoda. Realmente no hay nada como el hogar, ¿verdad?

Con cada vez más empresas reconociendo los beneficios del trabajo remoto para los empleados, quedarse en casa se ha convertido en la "nueva normalidad". Sin embargo, no todos estamos sentados cómodamente. Los dolores y molestias se han convertido en una queja común de los trabajadores, y los dolores de espalda, cuello y hombros encabezan la lista de quejas.

El problema es que muchos de nosotros no tenemos una configuración de trabajo adecuada. Además, muchos empleados han empezado a trabajar desde sus sofás o camas con sus portátiles. Esto no solo afecta negativamente a la eficiencia, sino también a la postura. Si bien muchos trabajadores han intentado adaptar los espacios de trabajo de sus hogares para que sean más cómodos, las medidas no coinciden con los escritorios, sillas y accesorios de las oficinas que quedaron abandonadas. Sin duda, la tentación de dedicar horas extra también ha tenido un impacto en nuestro bienestar físico.

A continuación, revelamos algunos de los dolores y molestias más comunes asociados con el trabajo desde casa y ofrecemos soluciones para reducir el dolor de espalda.

Lesiones habituales al trabajar desde casa

Los problemas de espalda son una de las lesiones más frecuentes que se producen al trabajar desde casa. Sin embargo, no son el único dolor con el que viven muchos empleados. El síndrome del túnel carpiano es una de las afecciones más comunes, especialmente para quienes utilizan ordenadores a diario. Causa dolor, entumecimiento y hormigueo debido a acciones repetidas. La mejor manera de evitar esto es colocar siempre el teclado directamente frente a ti y usar un reposamuñecas para el teclado y una alfombrilla para ratón ajustable.

El codo de ordenador, también conocido más comúnmente como codo de tenista, es cuando el dolor se desarrolla en las articulaciones debido al uso excesivo. Los músculos y los tendones del brazo pueden lesionarse por el constante movimiento de alcance y retracción del ratón al teclado. Una férula para el codo puede ser útil, pero en última instancia tendrás que reducir la actividad o reposicionar tu equipo.

La última queja común que expresan muchos empleados es el dolor de cadera. Nuestro cuerpo no está concebido para estar curvado por la cadera a 90 grados durante largos periodos de tiempo. Esto puede provocar tensión en los flexores de la cadera, lo que también puede agravar el dolor de espalda. Una posición sentada natural, ligeramente reclinada y abierta, aliviará esta molestia. Aunque esto puede ser difícil sin una silla adecuada.  

 

 

Cómo mejorar la postura trabajando desde casa

Puede ser demasiado tentador quedarse en el sofá o meterse en la cama y trabajar desde el portátil. Sin embargo, esto no le da a tu espalda el apoyo correcto para un día de trabajo. Uno de los elementos más importantes de la configuración del trabajo en casa que hay que tener en cuenta es la silla de oficina. Lo mejor es una silla totalmente ajustable en la que puedas manipular la altura, la posición del respaldo y la inclinación. Deberás asegurarte de que las rodillas están más bajas que las caderas y los antebrazos están perpendiculares al suelo, con el codo a 90 grados.

Aunque muchas personas cruzan las piernas de forma natural cuando se sientan, intenta no hacerlo. Esto puede explicar el dolor de cuello, hombros y espalda, ya que tu cuerpo está desequilibrado. Lo ideal es que los pies estén apoyados en el suelo; puedes usar un reposapiés ajustable para facilitar esto si es necesario.

Para completar la configuración de la postura, es importante la posición de la pantalla. Tanto si tienes un ordenador de sobremesa como un portátil, la pantalla debe estar a un brazo de distancia, con la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos.

¿Cuáles son las mejores sillas de oficina para el dolor de espalda?

¿Echas de menos la silla de oficina de tu lugar de trabajo? Sin duda, la habrás ajustado con precisión para que se adapte a la posición de tu cuerpo y habrás trabajado a diario sin dolores ni molestias. Comprar una nueva silla de oficina puede ser difícil cuando hay tantas en el mercado, pero a la larga te ahorrarás dinero al no tener que acudir al fisioterapeuta.

Antes de invertir en cualquier silla de oficina, querrás asegurarte de que cumple ciertos criterios que mejorarán tu postura y reducirán la presión sobre la columna vertebral.

1.    Ajustabilidad

Como hemos mencionado anteriormente, tener una silla que permita cambiar la altura, la posición del respaldo y la inclinación es clave. Tu cuerpo es diferente al de tus compañeros, así que tener una silla de oficina personalizable significa que puedes ajustarla a tu constitución.

2.    Rodamiento fácil

Esto no es para ir de un lado a otro de la oficina en casa. Necesitarás una silla que puedas girar fácilmente en una posición que sea cómoda tanto para tus piernas como para tus brazos cuando uses el teclado y el ratón. Tener que hacer esfuerzos o estiramientos mientras trabajas sólo aumentará la probabilidad de dañar tu espalda, cuello y hombros.

3.    Reputación de la marca

La silla de oficina adecuada permite posicionar el cuerpo de forma que no se desencadene el dolor de espalda. Puedes estar sentado en tu silla de oficina durante horas al día, por lo que invertir en un modelo de una marca conocida que venga con garantía demuestra la confianza de la empresa en ofrecerte una silla adecuada a tus necesidades.

 

 

Sillas de oficina de malla vs tradicionales

Una vez que hayas encontrado una selección de sillas de oficina que se adapte a tus necesidades, es probable que veas que cada modelo está fabricado de forma un poco diferente. La mayoría de las sillas de oficina del mercado están disponibles con un acabado de material de malla o con un aspecto más tradicional, como el cuero, la tela o el vinilo.

Las sillas de tela son las preferidas por las oficinas de todo el mundo. Son asequibles, cómodas y fáciles de limpiar. La mayoría de las sillas de tela tienen todas las características necesarias para adaptarse a tu cuerpo y algunas incluso tienen soporte lumbar añadido.

Por otro lado, las sillas de oficina de cuero son caras y tienden a ser más voluminosas. Son una declaración de profesionalidad, pero hay que cuidarlas. Si te has decidido por una silla de oficina de cuero, asegúrate de comparar, ya que algunos modelos de cuero son fijos, lo que significa que no tienen la capacidad de ajuste de sus equivalentes de tela y malla.

Las sillas de malla se han vuelto populares en los últimos años. Aunque no son tan duraderas, el material de malla se adapta a los contornos del cuerpo y proporciona una sujeción adecuada. Además, son fáciles de conseguir, económicas y ofrecen ventilación, lo que es perfecto para los meses de verano, cuando las oficinas en casa pueden ser calurosas.

Si quieres mejorar tu postura cuando trabajas desde casa es importante que prestes mucha atención a tu configuración. El equipo y las herramientas que utilices serán probablemente la causa de los dolores y molestias que sufras. Sin embargo, si sigues teniendo problemas después de adoptar algunos de los métodos de nuestro artículo, puede ser conveniente que visites a tu médico de cabecera. Al fin y al cabo, no se puede trabajar eficazmente si se tiene dolor, el bienestar es fundamental.

Productos destacados

Reposamuñecas ajustable para teclado Leitz Ergo Cosy
Ver el producto
Alfombrilla para ratón con reposamuñecas ajustable Leitz Ergo
Ver el producto