Consejos para prevenir la polinosis y controlar sus síntomas

07.03.2022

Consejos para prevenir la polinosis y controlar sus síntomas

La temporada de la polinosis suele ser entre marzo y septiembre, cuando el clima es más cálido. Los niveles de polen suelen ser especialmente elevados cuando hay humedad y viento, lo que puede causar a los alérgicos al polen muchos problemas al tratar de seguir su vida cotidiana.

Los síntomas de la polinosis incluyen estornudos y tos, secreción nasal, picor de ojos e incluso dolores de cabeza, de oído y fatiga. Desgraciadamente, no hay cura para la polinosis. Sin embargo, hay algunas cosas que la gente puede hacer para ayudar a reducir y controlar los síntomas de su alergia y hacer su vida un poco más fácil.

Mantener las ventanas cerradas

Una de las mejores maneras de prevenir los síntomas de la polinosis es evitar que el polen entre en tu casa. Esto significa mantener todas las puertas y ventanas bien cerradas, para que no se cuele el polen por ningún hueco.

Puede que no sea ideal mantener las ventanas cerradas durante los meses más cálidos, pero al evitar que el polen entre en tu casa, puedes ayudar a mantener los síntomas al mínimo. En especial, debes intentar mantener las ventanas cerradas por la noche y a primera hora de la mañana, ya que es cuando el recuento de polen será más alto.

 

No traigas el polen al interior

Además de evitar que el polen entre por las ventanas, también debes asegurarte de no introducirlo tú mismo en la casa. Esto significa que cada vez que vuelvas a casa después de estar fuera, debes cambiarte de ropa y también ducharte y lavarte el pelo. Esto eliminará todo el polen que puedas haber recogido y lo enjuagará, para que no agrave tus síntomas. Debes pedir a cualquier otra persona que viva en tu casa que haga lo mismo, incluso si no sufre de alergia al polen.

También debes limpiar a las mascotas que hayan estado fuera con un paño de micro fibra húmedo para eliminar el polen que hayan podido recoger. Aunque probablemente no aprecien tener un baño todos los días, una limpieza con un paño de micro fibra ayudará a eliminar gran parte del polen y evitará que entre en tu casa y en tus senos nasales.

No debes colgar la ropa en el exterior para que se seque después de haberla lavado, ya que recogerá el polen y lo traerá de nuevo a tu casa. En su lugar, utiliza una secadora o un tendedero de interior.

 

 

Mantén tu casa limpia

Además de mantenerte limpio a ti mismo y a los demás, también debes intentar mantener tu casa lo más limpia posible, para eliminar el polen que pueda seguir entrando. Por lo tanto, debes aspirar con regularidad, especialmente las alfombras, donde el polen puede quedar incrustado. Debes fregar los suelos duros y también limpiar las superficies con un paño húmedo para mantenerlas limpias de polen. El uso de un paño húmedo recogerá mucho más polen que un plumero seco, que podría simplemente mover el polen y empeorar tus síntomas 

Utiliza un purificador de aire

Un purificador de aire puede hacer el duro trabajo de eliminar el polen del aire de tu casa por ti, especialmente si no puedes evitar por completo que entre en ella. Los purificadores de aire limpian el aire, eliminando los alérgenos, como el polen, las toxinas y los contaminantes.

El purificador de aire Leitz TruSens recoge todo tipo de contaminantes, incluido el polen e incluso los virus transportados por el aire, limpiando el aire y mejorando la calidad del mismo en una habitación. El SensorPod detecta los contaminantes y comunica los resultados al purificador para que pueda ajustarse en consecuencia. También podrás ver la calidad del aire en la habitación, con las lecturas de calidad del aire codificadas por colores que se muestran en el SensorPod. Nuestros purificadores de aire TruSens cuentan con una filtración de 360 grados para capturar todos los contaminantes comunes, incluso las partículas ultra finas del aire. El filtro se limpia mediante esterilización por rayos UV, lo que impide que vuelvan a circular gérmenes, virus y polen.  El filtro especializado en alergias elimina el 99% de los virus y alérgenos transportados por el aire y es tan eficaz que ha sido certificado por la Fundación del Centro Europeo para la Investigación de Alergias (ECARF).

Tomar la medicación para la polinosis

Hay muchos tipos de medicamentos que se pueden adquirir sin receta y que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la polinosis. Aunque no todo el mundo puede tomarlos, por ejemplo, las personas embarazadas. Los antihistamínicos pueden ser muy eficaces para controlar los síntomas. Existen diferentes tipos de antihistamínicos, como la loratadina, la cetirizina y la fexofenadina. Puedes hablar con un farmacéutico para que te aconseje qué antihistamínico será el mejor para tus síntomas particulares.

 

 

 

Además de los antihistamínicos orales, o tal vez en lugar de ellos, puedes recibir gotas para los ojos. Estas serán especialmente útiles si sufres de picor y enrojecimiento en los ojos debido a tu alergia. También puedes utilizar un spray nasal que puede ayudar a aliviar síntomas como la obstrucción o el goteo nasal. Puedes conseguir sprays nasales antihistamínicos, sprays nasales con corticosteroides y sprays nasales descongestionantes, que actuarán de forma ligeramente diferente para aliviar los síntomas de la polinosis.

Comprueba el nivel de polen del día

Hay muchos sitios donde podrás encontrar información sobre el nivel de polen del día, como la previsión meteorológica en la televisión, la radio o en Internet. Lo mejor es comprobar el nivel de polen del día para poder prepararte adecuadamente; algunos recursos pueden incluso ofrecerte información con unos días de antelación. En la medida de lo posible, conviene tomar la medicación antes de que empiecen los síntomas, para que actúe como medida preventiva. Si el recuento de polen para ese día es alto, asegúrate de tomar tu cura preferida.

Si el recuento de polen es especialmente alto, lo mejor es quedarse en casa, si es posible. Los días secos y ventosos suelen ser los de mayor cantidad de polen y, por tanto, los peores para tus síntomas. El nivel menor de polen se producirá después de una lluvia intensa, ya que la lluvia limpiará el aire de polen, por lo que será el mejor momento para salir al exterior.

Utiliza un antifaz de gel frío en los ojos

Si sientes sequedad y picor en los ojos, una solución rápida puede ser utilizar un antifaz frío. Si no dispones de un antifaz de gel, basta con sumergir una tela en un recipiente con agua helada y colocarla sobre los ojos cerrados durante 5 o 10 minutos. Esto puede ayudar a calmar tus ojos y también puede ayudar a enjuagar el polen que pueda estar en tu cara.

Aclara tus senos paranasales

Si sufres de obstrucción nasal, un enjuague salino para los senos nasales puede ayudarte a respirar de nuevo. La solución salina restablecerá la humedad de los senos paranasales y reducirá la inflamación, abriendo las vías respiratorias. Puedes utilizar una jeringa de succión, una neti pot o inhalar la solución salina con las manos limpias y ahuecadas en un orificio nasal cada vez para introducirla en el conducto nasal. Puedes hacer tu solución salina en casa o comprar un kit en una farmacia. Si lo haces en casa, deberás utilizar agua destilada y esterilizada.

Protege tu rostro

Permanecer en casa durante toda la temporada de la polinosis no será posible para la mayoría de las personas. Por ello, cuando tengas que salir al exterior, deberás tomar precauciones para protegerte del polen. Puedes usar una mascarilla sobre la nariz y la boca para reducir la cantidad de polen que llega a tus vías respiratorias. También puedes utilizar gafas de sol envolventes que te ayudarán a evitar que el polen entre en tus ojos desde todos los ángulos.

También debes aplicar una barrera de bálsamo, como la vaselina, alrededor de las fosas nasales. Esto atrapará el polen y evitará que entre en las vías respiratorias.

 

 

Habla con tu médico

Si los síntomas siguen empeorando o son inmanejables incluso después de haber intentado estos cambios en tu estilo de vida, debes hablar con tu médico. Podrán ofrecerte asesoramiento médico profesional sobre lo que puedes hacer para ayudarte. Puede ser que necesites una medicación con receta.

 

La gama de elegantes purificadores de aire de Leitz puede ayudarte a respirar un aire más limpio, y nuestras soluciones de filtración especializadas te permiten personalizar la purificación del aire para que se adapte mejor a tus necesidades, incluyendo alergias y gripe, olores y mascotas.

Más información sobre cómo aliviar los síntomas de la alergia:

¿Cómo pueden ayudar los purificadores de aire a los alérgicos?

Un purificador de aire para el polen

Los 5 mejores consejos para crear un oasis de alergias en casa

Productos destacados

Purificador de aire Leitz TruSens ™ Z-3000 con monitor de calidad del aire SensorPod ™, sala grande
Ver el producto
Tambor de filtro HEPA 3 en 1 antiviral para alergias y gripe para purificador de aire grande Leitz TruSens Z-3000 / Z-3500
Ver el producto