Cómo estudiar eficazmente en casa

15.06.2022

Cómo estudiar eficazmente en casa

Sea cual sea el examen para el que estés estudiando, ser capaz de repasar eficazmente en casa es una habilidad esencial. Es posible que tu escuela o universidad tenga sesiones de estudio que pueden ser muy útiles, pero estudiar en casa te dará la libertad de trabajar a tu propio ritmo y a tu propio horario.

Si estás estudiando en casa y necesitas algunos consejos extra para concentrarte y trabajar de forma más productiva, sigue leyendo nuestros consejos.

Encuentra tu estilo de aprendizaje

El primer punto de partida a la hora de estudiar es encontrar tu estilo de aprendizaje ideal, para que puedas averiguar cómo estudiar según tus preferencias. Los estilos de aprendizaje más comunes son el aprendizaje visual, en el que utilizas imágenes, mapas mentales y códigos de colores para repasar; el aprendizaje auditivo, en el que utilizas la palabra hablada para ayudarte a repasar; y el aprendizaje kinestésico, en el que repasas mejor con actividades prácticas como crear tarjetas de repaso, hacer modelos o enseñar a otra persona.

Es posible que trabajes mejor con una combinación de las anteriores, o incluso con las tres. Encuentra la mejor manera de aprender, comprender y retener la información e incorpora actividades relevantes en tu estudio en casa.

Utiliza el estudio activo

Cuando hayas encontrado tu estilo de aprendizaje, debes incluir también métodos de estudio activos para tus sesiones de repaso. Esto significa que, en lugar de limitarse a leer un pasaje de texto o escuchar una conferencia,  tienes que comprobar periódicamente para asegurarte de que estás entendiendo lo que se está aprendiendo. Debes hacerte preguntas para comprobar que has entendido lo que acabas de leer o escuchar, y tratar de escribirlo con tus propias palabras. Anota las palabras clave o las ideas que hayas tratado y conéctalas con el tema sobre el que estás aprendiendo.

Al final de cada sesión de estudio, debes escribir un resumen de lo que has aprendido o revisado y anotar lo que tendrás que estudiar o repasar la próxima vez.

Establece un área dedicada al estudio

A la hora de estudiar, es fundamental que dispongas de un espacio dedicado al estudio en tu casa. Lo ideal es que puedas trabajar en un escritorio con una silla cómoda. Sin embargo, si esto no está a tu alcance, intenta trabajar en una mesa de comedor. Debes evitar trabajar en el sofá o en la cama, ya que no sólo tendrás que estudiar en una postura incómoda, sino que probablemente también te resultará difícil concentrarte correctamente.

 

 

Si trabajas en una mesa de cocina o algo similar donde no puedes dejar tus herramientas de estudio permanentemente, busca una forma fácil de transportarlas y guardarlas cuando no las uses, como una caja de almacenamiento portátil. Esto te facilitará tener todo lo que necesites para estudiar en un solo lugar y significa que puede prepararse rápidamente al comienzo de cada sesión de estudio.

Si tienes espacio para una zona de estudio permanente en tu propia mesa, asegúrate de mantenerla organizada y ordenada. El desorden distrae y dificulta la concentración en el trabajo. Utiliza bandejas de sobremesa y un organizador de escritorio para mantener tus papeles y artículos de papelería en el lugar adecuado y fácilmente accesibles mientras estudias.

Crea un horario que se adapte a ti

La ventaja de estudiar en casa es que puedes trabajar durante las horas en que eres más productivo. ¿Trabajas mejor por la mañana o por la noche? ¿Prefieres quitarte de encima los trabajos para centrarte en el estudio y relajarte después? Sea lo que sea que funcione mejor para ti, crea un horario para esas horas y cúmplelo. Asegúrate de tener tiempo para hacer descansos regulares que te den la oportunidad de descansar y procesar lo que has aprendido.

Mantener una rutina te ayudará a seguir siendo productivo. Aunque vayas a dedicar todo el día a estudiar, sal de la cama a una hora decente para poder desayunar y vestirte para el día. Esto ayudará a indicar a tu cerebro que es hora de trabajar, en lugar de intentar estudiar en pijama.

Puede ser útil dejar el horario de repaso en algún lugar visible, como recordatorio de cuándo hay que estudiar. Poner tu horario en una pizarra de cristal en tu habitación o cerca de tu zona de estudio te ayudará a mantenerte en la tarea y también te recordará cuándo necesitas hacer un descanso. Puedes planificar tu día hora por hora y también incluir un calendario semanal o mensual para que puedas ir marcando los días que se acercan a la fecha de entrega de tu examen o trabajo.

 

 

Utiliza las herramientas de estudio adecuadas

Piensa en lo que necesitas para estudiar con eficacia. ¿Necesitas tarjetas de revisión? ¿Quieres cuadernos diferentes para estudiar distintas asignaturas? En ese caso, ¿necesitas cuadernos de distintos colores para poder diferenciarlos fácilmente? ¿Necesitas un lugar para archivar tus papeles, como un archivador de anillas? ¿Trabajas mejor con papel y bolígrafo o prefieres hacerlo con un ordenador?

 

 

Antes de empezar a estudiar, debes pensar en lo que puedes necesitar. Contar con el material adecuado te permitirá estudiar de forma mucho más eficiente y eficaz. Ten en cuenta tu estilo de aprendizaje y lo que necesitas para repasar de la manera que más te convenga. Si no dispones de las herramientas adecuadas para lo que necesitas, puede resultarte difícil comprender y retener la información.

Cuida tu cuerpo

Es importante que cuides tu cuerpo y tu salud física mientras estudias. Puede ser demasiado fácil fijarse en el estudio y olvidarse de cuidarse, pero sin el descanso y la energía adecuados, no podrás concentrarte y trabajar al máximo de tu capacidad.

Intenta comer comidas y tentempiés nutritivos, con mucha fruta y verdura. Los tentempiés demasiado azucarados, como las barritas de chocolate, pueden provocar un colapso y una pérdida de energía, por lo que hay que intentar optar por alimentos más saludables. Asegúrate de tener provisiones antes de empezar a estudiar, para no tener que perder tiempo preparando la comida o yendo a comprar cuando estés en plena sesión de repaso.

También debes intentar dormir bien todas las noches, para que tu cerebro tenga la oportunidad de resetearse y refrescarse. Esto te permitirá no sólo procesar la información que has aprendido ese día, sino también despertarse listo para asumir más al día siguiente. No dormir en toda la noche probablemente signifique que no retengas la información que estudias, así que trata de dormir ocho horas completas cada noche.

También debes dejar tiempo en tu horario de estudio para hacer ejercicio y actividad. Es importante que te des un respiro en el trabajo para no excederte y quemarte. Intenta salir a tomar el aire fresco saliendo a caminar o a correr. Poner el cuerpo en movimiento te ayudará a sentirte renovado y con energía cuando llegue el momento de volver a estudiar.

Evita las distracciones

Cuando estudies, haz lo posible por minimizar las distracciones. Si no necesitas el teléfono cuando estás trabajando, guárdalo o desactiva las notificaciones para no tener la tentación de cogerlo. Hay algunas aplicaciones que puedes descargar que te ayudarán a mantenerte concentrado, como Forest, una aplicación que hará crecer árboles durante el tiempo que permanezcas concentrado en tu trabajo, de modo que podrás hacer crecer tu propio bosque cuanto más tiempo estudies.

Siempre hay que intentar centrarse en una tarea a la vez. Si tienes que hacer tareas o recados durante el día, asegúrate de establecer tiempos separados para ellos en tu horario de estudio. No mires la televisión ni escuches un podcast mientras intentas estudiar. Si te gusta el ruido de fondo mientras trabajas, pon música instrumental, ya que te ayudará a concentrarte mejor.

Dedica tiempo a las relaciones sociales

Debes asegurarte de incluir tiempo para las conexiones sociales con tus amigos, familia y compañeros de clase mientras estudias. Puede resultarte útil trabajar con un compañero de estudios, ya sea virtualmente o en persona, para motivar y apoyar el estudio. Pueden ayudar a dar ánimos y también a trabajar un tema o una idea que te cueste entender.

También debes tener en cuenta el tiempo que pasas con la gente cuando no estudias. Es importante para tu bienestar mental que mantengas tus relaciones sociales, y también necesitarás tiempo alejado de los estudios para permitir que tu mente se restablezca. Puede ser que salgas a desayunar con alguien, o que simplemente llames por teléfono en uno de tus descansos para charlar.

Leitz dispone de una serie de herramientas de estudio que pueden ayudarte a mantenerte concentrado y a trabajar de forma eficiente y productiva. 

Lee más sobre cómo trabajar eficazmente desde casa:

Consejos para trabajar eficazmente desde casa sin tener una oficina en casa

¿Ser más organizado en el trabajo ayuda a aumentar la productividad?

Cambios rápidos en el puesto de trabajo para mejorar la ergonomía

Productos destacados

Bloc de notas de sobremesa de cristal Leitz Cosy
Ver el producto
Caja de almacenamiento portátil Leitz Cosy
Ver el producto
Bandeja de sobremesa Leitz Cosy con organizador
Ver el producto