10 consejos para vencer el trastorno afectivo estacional y mantenerse motivado en el trabajo

26.01.2022

10 consejos para vencer el trastorno afectivo estacional y mantenerse motivado en el trabajo

La vuelta al trabajo después de las vacaciones de Navidad puede ser difícil. Por mucho que te guste tu trabajo, puede ser difícil motivarse para trabajar después de pasar un tiempo de celebración con tus seres queridos. Si a esto le sumamos el clima más frío y los días más oscuros, es posible que la depresión invernal empiece a aparecer.

Sin embargo, hay algunas medidas que podemos tomar para mantenernos motivados y productivos durante el invierno, al tiempo que cuidamos nuestra salud y bienestar en el trabajo. A continuación, nuestros consejos para vencer el trastorno afectivo estacional.

Renueva tu rutina matutina

Aunque debes evitar hacer propósitos poco realistas para el año nuevo, el invierno puede ser un buen momento para revisar tu rutina matutina para ver en qué puedes mejorarla. Por la mañana debes tener tiempo suficiente para prepararte, para no empezar el día estresado. Si puedes, dedíca un tiempo extra a hacer algo para cuidarte y mentalizarte para el día, como tomar un desayuno nutritivo, hacer ejercicio o meditar para tener una mente sana.

Debes ser realista con lo que puedes conseguir: si no eres una persona madrugadora por naturaleza, no deberías intentar levantarte a las 05:30 el primer lunes de vuelta al trabajo. Pero el simple hecho de poner el despertador 30 minutos antes puede darte el tiempo que necesitas para prepararte para el día y participar en una actividad tranquilizadora o motivadora.

 

 

Organiza tu puesto de trabajo

Tu espacio de trabajo tendrá un gran efecto en tu forma de trabajar. Tanto si trabajas en casa como en la oficina, si has dejado tu puesto de trabajo desorganizado y desordenado antes de las vacaciones de Navidad, deberías dedicar algo de tiempo a la vuelta para organizarlo adecuadamente. Cuando tu puesto de trabajo esté organizado, podrás trabajar de forma mucho más eficiente.

Es posible que necesites algunos organizadores de sobremesa para ordenar tu estación de trabajo, como el organizador de escritorio Leitz con cargador inalámbrico, que puedes utilizar para mantener tus herramientas organizadas y también para mantener tu teléfono cargado y listo para usar. O tal vez prefieras el Cubilete Leitz Cosy, para que puedas mezclar y combinar tu equipo de oficina con toda la gama Leitz Cosy y crear un entorno de trabajo que sea estético y te mantenga motivado.

Si has pasado algún tiempo alejado de tu escritorio durante el periodo navideño, es posible que hayas notado que tienes menos dolores y molestias que cuando estás trabajando. En ese caso, debes buscar equipos de oficina para mejorar la postura, como el soporte ajustable para portátil Leitz Ergo Cosy. Al equipar tu puesto de trabajo con material ergonómico, puedes ayudar a eliminar los dolores derivados de las malas posturas y a concentrarte en tu trabajo.

Abordar primero las tareas más pequeñas

Cuando vuelvas a tu mesa después de las Navidades, puede que te encuentres con una lista abrumadora de tareas que has pospuesto en diciembre o que han llegado durante las vacaciones de Navidad. Es posible que puedas trabajar de forma más productiva si empiezas por las tareas más pequeñas. Puede que no sean las más urgentes, pero si tachas algunas tareas de tu lista, verás que lo que te queda es mucho más manejable. También es probable que te resulte más fácil ponerte a trabajar si empiezas con algo más sencillo, y así tendrás el impulso necesario para seguir trabajando y enfrentarte a las tareas y proyectos más grandes.

 

 

Tomar descansos

Si trabajas demasiado a lo largo del día, podrías tener más riesgo de sufrir los síntomas del agotamiento, como sentirte exhausto, ser autocrítico y sentirte agobiado. Puede parecer contraproducente, pero si te tomas descansos regulares a lo largo de la jornada laboral puedes asegurarte de mantener la concentración y también evitar el agotamiento. Incluso tomarse un breve descanso de cinco o diez minutos puede ayudarte a reponer fuerzas y concentrarte. Aprovecha tus descansos para salir a tomar aire fresco o hacer algo de ejercicio en el escritorio para poner tu cuerpo en movimiento. Hagas lo que hagas, asegúrate de que dejas atrás el trabajo durante tu descanso. Podrás trabajar de forma mucho más eficiente y productiva cuando vuelvas a trabajar.

Ponte al día con tus compañeros

Aunque en invierno te parezca más importante dedicarle más tiempo a tu trabajo, debes asegurarte de dedicar algo de tiempo a ponerte al día con tus compañeros. Si trabajas a distancia, llama por vídeo a un compañero cuando te tomes un café. Si estás en la oficina, pídele a un compañero que salga a dar un paseo rápido al aire libre para que podáis tomar aire fresco y charlar. Esto puede ayudar a que todos se sientan menos aislados y solos y a que todos trabajen juntos como un equipo.

Márcate objetivos profesionales para el año

Tener algo a lo que aspirar puede ser una verdadera motivación cuando se trabaja. Deberías fijarte unos objetivos profesionales realistas, o una meta de dónde quieres estar al final del año. Puede ser que quieras aspirar a un ascenso, a un cambio de carrera o simplemente a algo pequeño como hacer tu primera presentación en público. Sea lo que sea lo que quieras conseguir, escríbelo y piensa en lo que tienes que hacer para lograr ese objetivo. Cuando tu trabajo se alinea con tus objetivos, te sentirás lleno de energía y motivado para triunfar.

 

 

Recuerda el Hygge

El invierno puede ser especialmente sombrío con el mal tiempo y los días más cortos y oscuros, sobre todo cuando no tenemos la ilusión de la Navidad como en noviembre y diciembre. Sin embargo, es el momento perfecto para recordar el concepto danés de "hygge", que hace referencia a los momentos acogedores y agradables. Si trabajas desde casa, prepara una zona acogedora a la que puedas retirarte por las tardes o en un descanso, para leer un libro o disfrutar de una bebida caliente. Si estás en la oficina, mira si es posible ocupar una sala de reuniones libre o la sala de descanso para crear una zona hygge, con mantas y cojines, donde la gente pueda ir a relajarse y restablecerse. También puedes probar a preparar una nueva receta, ya sea para ti en casa o para llevar a tus compañeros de trabajo en la oficina.

Recuerda los aspectos positivos

Es importante recordar los momentos positivos, sobre todo cuando, de lo contrario, podrías verte agobiado por los negativos. Podrías escribir algunas cosas por las que estás agradecido cada día, para tenerlas presentes. Si tienes una reunión de equipo periódica, intenta dedicar un tiempo a que todos compartan una cosa positiva que les haya ocurrido esa semana. O si trabajas a distancia, crea un hilo de mensajes únicamente para compartir las noticias positivas que hayan podido ocurrir a lo largo de la semana. Las noticias pueden estar relacionadas con el trabajo o con lo personal, pero al compartir lo positivo con los demás, puedes ayudar a levantar el ánimo de todos y mantener la motivación.

Pasar tiempo al aire libre

Puede ser demasiado fácil pasar todo el tiempo en el interior durante el invierno, pero salir al exterior a la luz del día y al aire libre, puede ayudar realmente a mejorar tu estado de ánimo. Puedes ir a dar un paseo durante la pausa del almuerzo o abrigarte y disfrutar de una taza de café al aire libre. Si estás en la oficina, llévate a un compañero o, si trabajas a distancia, intenta encontrar una zona nueva en tu barrio para explorar. Al estar al aire libre con la luz del día, puedes aumentar los niveles de serotonina en tu cuerpo, lo que puede ayudarte a sentirte más feliz. Esto, a su vez, hará que te sientas con más energía y preparado para trabajar.

 

 

Cuida tu cuerpo

Este consejo es relevante durante todo el año, pero especialmente en los meses más sombríos del invierno. Puede que se te antojen alimentos con muchos carbohidratos y llenos de azúcares, pero debes procurar llevar una dieta sana y equilibrada. Los alimentos que comas afectarán realmente tu estado de ánimo y tus niveles de energía, por lo que si te aseguras de que comes comidas y tentempiés nutritivos, podrás asegurarte de estar motivado y preparado para trabajar eficazmente Es especialmente importante tener en cuenta tu dieta en el trabajo desde casa, donde puede ser más fácil picar cosas poco saludables que harán que tus niveles de energía se desplomen.

También debes intentar hacer mucho ejercicio, ya sea yendo al gimnasio o participando en una clase de yoga a distancia desde casa. Debes encontrar una actividad que ponga tu cuerpo en movimiento y que además te guste, para que el ejercicio no se convierta en una tarea.

También debes asegurarte de que duermes lo suficiente, por lo que debes encontrar una rutina para dormir que te relaje. Quizá te apetezca darte un baño caliente, prohibir el tiempo de pantalla más allá de cierta hora de la noche o encender una vela y leer un libro. Si duermes las siete u ocho horas recomendadas por noche, te despertarás renovado y con mucha energía para afrontar el día.

 

Leitz sabe lo importante que es cuidar el bienestar en el lugar de trabajo, especialmente para vencer la depresión invernal. Disponemos de una amplia gama de material de oficina y artículos esenciales para trabajar desde casa, para que puedas mejorar tu vida laboral estando más motivado y trabajando de forma más eficiente.

Lee más sobre cómo mejorar tu bienestar en el trabajo:

10 simples hábitos de trabajo para cuando se necesita un descanso

¿Cómo puedes ayudar a tus compañeros a ser felices trabajando desde casa?

¿Sentarse frente la pantalla del ordenador puede afectar a la salud mental?

Productos destacados

Soporte ajustable para portátil Leitz Ergo Cosy
Ver el producto
Bandeja de sobremesa Leitz Cosy con organizador
Ver el producto
Bloc de notas de sobremesa de cristal Leitz Cosy
Ver el producto